miércoles, 5 de marzo de 2014

Retazos de RETAZOS


Retomo este blog en el que reflejé durante algo más de un año esas experiencias desde el otro lado del escenario de algunos de mis conciertos, del tipo que fueran. La última entrada hacia referencia a las terrazas de verano amenizadas con mi piano en directo, cerrando tristemente con una reflexión sobre los impedimentos por parte de la administración para que la música sonara libremente y con respeto. No llegaba a intuir cómo eso afectaría al verano siguiente y al que fue el verano pasado (2012-2013) en lo que respecta a mis actuaciones que solía realizar en esas terrazas de la zona de la sierra donde resido. La música en directo murió en esas terrazas por normativas "x" que ni me preocupo de compartir. Pero para mí, a pesar de la pérdida de un trabajo que cada verano me ayudaba - y disfrutaba con él - supuso un cambio, un reinventarse, de tal manera que mis proyectos crecieron, más maduros, más meditados y por consiguiente con más oportunidades. Ello no significa que no vuelva a tocar mi piano en cualquier lugar, sea una terraza de verano o sea un teatro.Ya conocéis quienes habéis seguido este blog mi particular visión de cualquier escenario y cualquier público es válido y espero siempre seguir teniendo esa sensación.
Pero debo reconocer que últimamente me han satisfecho más aquellos conciertos en los que el público va a a escuchar esa propuesta concreta que he ideado en forma de proyecto (como mi concierto "Un Piano de Cine" que tantas satisfacciones me ha dado) y que suelen ser en teatros, casas de cultura y algún contado local dotado de una preocupación más cultural que de vender copas únicamente (que es necesario, pero que miman las propuestas culturales que ofrecen y cultivan un público que busca esas propuestas).

Así que con la crisis particular de perder un trabajo - el de tocar durante el verano en terrazas - incentivé (y creo que de forma casi inconsciente) mi propia creatividad, algo harto curioso si de la creatividad no se come, y comenzó a crecer en mi el deseo de plasmar en una grabación aquellos temas que durante toda mi vida musical iba dejando en ese "cajón de sastre musical". Entre tanto mi "Piano de Cine" seguía recorriendo escenarios:  Gala de Clausura del Festival Sonorama de Cortometrajes de Aranda de Duero - Auditori d’Alcúdia (Mallorca) Teatro Auditorio de Cuenca - Centro Cultura Ibercaja de Guadalajara - Auditori Municipal de Castellar del Vallés (Barcelona) - Teatro de la Casa de Cultura de Collado Villalba (Madrid)... y el propio espectáculo iba creciendo en la interpretación de nuevos temas de bandas sonoras para, primero, no aburrirme con un mismo concierto y segundo, para ilusionarme a la hora de interpretar temas que nunca había hecho en directo, léase Morricone o la "Marcha fúnebre de una Marioneta" de Gounod, pieza usada en las presentaciones de Alfred Hitchcock y que me supuso un reto al no ser un pianista de formación clásica. Y junto a ese piano de cine fueron madurando esos temas de composición propia,  muchos influidos por la música cinematográfica de mi espectáculo pero al tiempo conservando la esencia de cuando compuse las melodías más sencillas. De ahí el retomar este blog, también reinventado, para así plasmar en las siguientes entradas el "cómo se hizo... Retazos", desde su planteamiento inicial, el dónde se hizo, su grabación (con vídeos de las sesiones de grabación) y quizás para mí lo más importante: desgranar tema a tema su leivmotiv...retazos a retazos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario