sábado, 4 de febrero de 2012

Enero, mes de conciertos...con Face 2 Jazz

En mi oficio y en los tiempos que corren no es muy usual tener un mes copado de conciertos. Este mes de enero que ya ha terminado he estado ofreciendo conciertos prácticamente todos los fines de semana. Siempre he dicho que me gusta tocar en toda clase de espacios, desde restaurantes y locales hasta en teatros y salas de cultura, y cada espacio tiene su ambiente y con ello la necesidad de adaptarse. Es curioso cómo por parte del artista también cambia la forma de afrontar el cansancio que supone tocar en cada uno de esos espacios. Si bien ofrecer un concierto o amenización en un local o restaurante supone más horas de trabajo, lo que conlleva a un lógico cansancio físico, ofrecer un concierto en un teatro supone un cansancio más mental, que sin menospreciar para nada tocar en un restaurante, sentarse frente al piano en un teatro implica mayor concentración y dominio de los nervios (esas mariposas escénicas que se alojan en el estómago y que son necesarias). El público puede llegar a ser el mismo pero su disposición es algo diferente. Sin embargo debo confesar que he llegado a un punto en que cada concierto se me asemeja en esfuerzo y resultados. Me explico: en un local o restaurante he llegado a encontrar un público atento y a la espera de oír un concierto como si estuviera en un teatro. A mí, que me gusta y suelo hablar presentando y explicando cada uno de los temas que voy a acometer con las teclas, en restaurantes no lo veía, digamos, del todo apropiado. Pero cada vez estoy más convencido de la realidad del "poder del artista en el escenario". Es un poder efímero en el que durante el tiempo que estás en el escenario el público oyente otorga al artista su atención y éste debe cuidar esa atención. Soy de los músicos que piensan que no basta con sentarse a hacer música, sino que es necesario la interacción con el oyente a través de recursos, entre otros, como la palabra; por ello últimamente compruebo que aunque el público de un restaurante o local va a satisfacer su paladar, si hablas te escuchan, como la prueba de fuego de que si tocas a volumen más bajo hay mayor atencióin. Por la otra parte, la del público que va a un teatro, creo que también llega a agradecer cierta distensión en la seriedad que en ocasiones inundan el espacio de las butacas y llegar a transformar un teatro en un café - teatro en lo que respecta a cercanía del artista con el público. Y todo esto lo comento porque como bien sabéis el propósito central de este blog es la cercanía con el público y relatar mis experiencias desde el escenario y como he comenzado, este mes he tenido muchas experiencias a través de los conciertos dados.
Han sido, pues, fines de semana completos. Por una parte con el dúo Face 2 Jazz, en el que servidor como siempre está al piano acompañando a la voz de Vanesa Sierra y moviéndonos por ese blues añejo de principios de siglo XX. Hacía tiempo que no teníamos conciertos y de golpe nos vienen dos juntitos. Debo confesar que Face 2 Jazz somos un dúo de "no ensayos" y nos sentimos realmente a gusto así, aprendemos a improvisar y los temas nunca suenan igual.
Nuestro primer concierto del año fue el 20 de enero en S.O.R.C.A.S, un escenario amigo que frecuento. Recomiendo encarecidamente este...¿cómo llamarlo?..¿local?...?¿centro cultural?... S.O.R.C.A.S. es una asociación cultural con historia situado en Moralzarzal, con un escenario agradable igual que todo el ambiente que se respira. Es un centro cultural y también es un local donde se puede cenar en plan informal y tomar copas...creo que casi podría denominarlo un Café - Teatro con una programación de lo más diversa, desde grupos de rock incipientes, pasando por teatro, los monólogos, mercadillos los domingos... vamos, una gran labor con tintes familiares en el que se puede respirar, como se dice, buen rollo, sobre todo por la gente que lo gestiona. Desde hace unos meses tiene para mí un aliciente más: tienen una pianola que les han cedido, marca Decker & Son de New York que, sin saberlo a ciencia cierta, se le calcula una edad de 100 años. Para mí es un aliciente ya no sólo porque no me tengo que llevar mi piano eléctrico sino porque tocar con un instrumento con un sonido tan añejo es perfecto para el repertorio que suelo hacer. Como siempre en S.O.R.C.A.S. hubo un público muy agradecido y fue de esos conciertos que te vas realmente satisfecho a casa.
Al día siguiente Face 2 Jazz tocabamos en Chakai Drink & Shop La Cita del Té y el aliciente en este caso era precisamente el sitio. Me gusta encontrarme con sitios que respiran carácter, que buscan originalidad, no solo en el contenido o espacio sino en el trato que se recibe y más si también apuestan por incluir una oferta cultural. Por tanto era la primera vez que tocabamos en ese original espacio y aunque conllevaba mayor inversión de esfuerzo llevando equipo de sonido y piano siempre al final compensa. Tuvimos ( el local y los músicos) lleno total (hasta tuvieron que ampliar con mesas para más reservas). No sé exactamente porqué pero casi 2 semanas antes notábamos una cierta expectación por el concierto. Funcionó el tema de resevas de mesa; las redes sociales, desde nuestra humilde posición y en nuestro círculo cercano, funcionaron y vinieron seguidores y público del local por lo que se creó un ambiente de respeto por la música (algo no necesariamente obligado al tocar en un local). Es exactamente lo que he mencionado al inicio de este post: en ocasiones el público de un local que va a tomarse sus copas o tés (mejor en este caso) se comporta, o mejor dicho, se quiere comportar como si estuviera en un teatro escuchando tranquilamente un concierto. Eso es de agradecer. Tras estos conciertos seguidos con Face 2 Jazz me tocaba una carrera a contrarreloj, cambiar de tercio (repertorio) y prepararme para los conciertos del siguiente fin de semana en Barcelona que os relataré en mi próximo post. Saludos musicales!

4 comentarios:

  1. Me alegro un montón que tu año empiece así de ocupado, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!, como digo no es usual, pero está bien comenzar el año así de variado!

      Eliminar
  2. Desde Chakai Drink & Shop queremos agradecerte tus palabras y también haber tenido la oportunidad de contar con vosotros para amenizar una velada que para nosotros también fue magnifica. Efectivamente las reservas funcionaron, todo lo que movimos por las redes sociales también y por supuesto el buen hacer y la buena música. Para nosotros, que somos una tetería recién abierta en Soto del Real, Madrid; era un momento importante de cara a nuestros clientes y todo funcionó a la perfección. Esperamos contar con vosotros y contigo de nuevo y esperemos que sea más bien pronto que tarde. Un saludo para ti, para Vanesa Sierra y para todos tus lectores. Nos vemos en Chakai.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, y sí, nos vemos en Chakai! recomendable 100%

    ResponderEliminar